Estoy ‘en línea’, contrólame

Deja un comentario

En la última década se ha producido la culminación y asentamiento de Internet en nuestras vidas. Podemos controlar infinidad de tareas de nuestro ámbito personal desde un teléfono móvil inteligente: comprar entradas de espectáculos o billetes de avión, programar la calefacción por control remoto, calcular los km andados…Tenemos la necesidad de tenerlo todo controlado, tanto que, muchos hombres se ayudan de las nuevas tecnologías y redes sociales para ejercer un control consciente y constante a sus mujeres, tratándose a nivel extremo, de una nueva forma de violencia de género. Por lo tanto, a la violencia física y psicológica, hay que añadirle ésta última basada en mecanismos de control, dependencia y sumisión de la mujer mediante la comunicación virtual.

En 2013 se registraron un total de 124.894 denuncias de víctimas por violencia de género en nuestro país, según el Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género. Lo que supone una media de 342  al día, el equivalente de una denuncia cada tres minutos. Los datos de 2014, hasta el tercer trimestre se acercaban a la misma cifra del año anterior, con 95.311 denuncias.  La violencia de género es problema social y realidad en España: muchos hombres pegan, maltratan y controlan ahora digital y virtualmente, mientras que las mujeres asumen y callan. El Instituto Nacional de Estadística constata, además, que de las 29.146 mujeres víctimas de violencia de género inscritas en el Registro General para la Protección de las Víctimas de Violencia Doméstica con orden de protección del mismo año, casi un 28% tenía entre 20 y 29 años. Por lo tanto, las mujeres jóvenes representan un porcentaje importante de víctimas de género.

A día de hoy, la conectividad constante de los jóvenes a un smartphone es un hecho que no sorprende. En los vagones del metro, en la calle, en las cafeterías,… un nuevo estilo de vida donde el estar permanentemente conectado y ‘en línea’ se ha convertido indispensable. En el estudio Jóvenes y comunicación. La impronta de lo virtual realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, jóvenes entre 16- 26 años afirmaban “sentirse aislados, incomunicados e incompletos, sin saber cómo rellenar su rutina, integrarse o socializarse” si no tuvieran las redes sociales. En ellas, se flirtea, se comparten ‘estados’ de ánimo, fotografías, se establecen conversaciones grupales, otras abiertas… En relación a la adicción a las redes sociales, el informe Evolución de la Adolescencia española sobre Igualdad y Prevención de la Violencia de Género, realizado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad asegura que en 2013, un 61% de las jóvenes fueron víctimas de la violencia machista a través del móvil y las redes sociales,  un 25,1% dicen ser controladas por su pareja a través del móvil y el 23,2% confiesa que su pareja le ha tratado de aislar de sus amistades.

adolescentes-whatsapp-violencia-de-genero-controlMaría Ángeles Carmona, directora del Observatorio de Violencia de Género del Consejo General del Poder Judicial, advierte en una entrevista para Laverdad.es que ‘las parejas jóvenes toleran una serie de comportamientos de control, por ejemplo, en el vestir, de aislamiento de las familias y del resto de amistades y sobre todo a través de las redes sociales y los smartphones. Compartir claves de internet como prueba de amor. Ideas de amor romántico que se fomentan mucho, incluso, con las series de televisión que se dirigen a los jóvenes.’ La situación es gravemente alarmante. Las chicas por norma general imitan roles sexistas en sus conversaciones telefónicas y la mayor preocupación recae en no solo eso, sino que no son capaces de reconocer la violencia ejercida por sus novios o parejas sentimentales, hasta que no surge la agresividad física. Nos situamos frente a una realidad social compleja: las cifras de violencia de género no disminuyen, se reducen a un porcentaje irrisorio los presupuestos del Estado para la prevención y sensibilización de la violencia y con las TIC, estar ‘en línea’, supone un ataque directo al control machista. Así que desconectemos y trabajemos la comunicación OFFline sin violencia.

Anuncios

Autor: lau.rubiolopez

Periodista, estudiando problemas sociales (UCM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s