Quién calla, otorga

Deja un comentario

“La búsqueda de la paz necesita políticos con mucha creatividad. 
La paz y la violencia tienen que ser vistas en su totalidad, 
a todos los niveles de la organización de la vida” 

Johan Galtung (1930) Sociólogo y matemático noruego.

En Ciudad Juárez (Estado de Chichahuahua, México) se mata y se calla aún más. ¿Las víctimas? Mujeres, jóvenes, madres solteras,  que tras el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (1994) se vieron favorecidas a salir de sus casas y trabajar en las ‘maquilas’ (empresas manufactureras que, al ser libre de aranceles, se aprovechan de la mano de obra barata y la cercanía con los EE.UU). ¿Quiénes ejercen la violencia? Hombres, que siendo o no las parejas sentimentales, matan a mujeres por el hecho de ser mujeres. Sin motivo, remordimiento: no sólo matan, asesinan. Muchos de ellos, organizados en los llamados ‘cárteles’, bandas criminales dedicadas al tráfico ilegal de drogas y armas. Lo más inhumano, ¿quién calla? El Estado y, por ende, el sistema político y judicial del país. Así, nos enfrentamos al ‘feminicidio’, un caso grave de violencia estructural, entendida por el daño social en la satisfacción de las necesidades humanas básicas (supervivencia, bienestar, identidad o libertad) como resultado de los procesos de estatificación social. Es decir, el asesinato a mujeres en Ciudad Juárez se ha acabado normalizando. No disponemos de datos oficiales por la propia impunidad del Estado, pero la violencia en México forma parte de la ciudadanía.

La insistente lucha ciudadana mexicana ha conseguido reconocer tal concepto como “uno de los holocaustos del siglo XXI”. En nuestro país, no ha sido hasta la vigésimo tercera edición de la Real Academia de la Lengua Española, que se ha incluido “feminicidio” como el ‘asesinato de una mujer por razón de su sexo’.  Aclaramos que no se trata de  femicidio (símil a “homicidio”, entendido como ‘asesinato de mujeres’), sino que es femiNIcidio, incluyendo en el término la variable de impunidad, de desprotección estatal frente a la violencia. Distingamos también que ‘feminicidio’ no es violencia sexual o doméstica (asesinato a mujeres, cometidos por el marido, pareja, amante, etc.), sino que se trata del asesinato de mujeres, con violación, tortura, amputaciones de la mano de uno o varios autores en relación o no con la víctima.  El modus operandi es común: primera fase de amputación de senos y pezones, asfixia, estrangulamiento o violaciones masivas; para proceder a un período de secuestro y posteriormente asesinarlas por apuñalamiento, golpes en el cráneo, fractura del cuello…

En 1993, nace el Cártel Juárez de la mano de Amado Carrillo Fuentes (apodado como “El Señor de los Cielos”). Deberán pasar diez años para que el Estado reaccione ante la presión de organizaciones internacionales que demuestran la existencia de funcionarios dedicados al crimen organizado, grupos de poder ligados a policías involucrados en asesinatos o, autoridades que torturan y manipulan expedientes de feminicidio. En 2007, el Parlamento Europeo realiza un informe y condena la impunidad del feminicidio en México y Centroamérica. No es hasta 2009 que el Estado mexicano es juzgado por la Cortes Interamericanas por la irrisoria cifra de tres casos de feminicidios. Mientras tanto, la sociedad civil denuncia y reclama la destitución de su presidente, Patricio Martínez, y el reconocimiento de la situación.

04920656_100

Santiago Gallur, Doctor en Sociología y especializado en violencia criminal en Latinoamérica, asegura que el Cártel de Juárez es “una de las organizaciones más poderosas del mundo” y que “ha conseguido comprar parte del poder político, económico, policial y militar del país”. Este es el quid de la cuestión: ¿cómo es posible la ocultación de tantos asesinatos? Para combatirlo, en 1975 nació la Brigada Blanca, la organización policial en Ciudad Juárez creada con el fin máximo de luchar contra el narco. Finalmente, la realidad y causa de exención de toda ilegalidad recae en que militares, inmersos en la corrupción y el narcotráfico, y policías trabajan para los mismos cárteles.

Se trata de un proceso cíclico: durante las décadas de los 80-90, se inicia un período de entrenamiento de militares de élite contra el narco, GAFES (Cuerpo de Fuerzas Especiales de México), entrenados en violaciones masivas, torturas y mutilaciones como método de contrainsurgencia. El problema surge cuando algunos de los GAFES desertan y son reclutados por el narco mexicano como sicarios. Con el rol de ‘nuevos sicarios’, incorporan prácticas aprendidas en sus adiestramientos en el ejército y volvemos a la generación de violaciones masivas, torturas y mutilaciones.

La realidad, aunque chocante, es que, más allá de que las autoridades EEUU y México toleran y encubren la situación; observamos la ilimitada capacidad militar en México, el vínculo entre militares, sicarios y narcos; y la compra-venta de armamento en el norte de Latinoamérica a cambio de la droga del sur. Investigaciones del DEA  (Administración del Control Drogas) y FBI han corroborado casos como el de 250 agentes policiales que dieron positivo en test antidrogas y muchos trabajaban para el Cártel de Juárez, policías del Departamento de Averiguaciones Previas de Juárez que reclutan jóvenes menores de edad para gestionar redes de prostitución, un comandante de policía que protege a un narco de violar a una niña de 11 años, etc. En suma, supone la pérdida absoluta de moralidad y ética unida al poder estatal y corrupción. Por lo que es complicado aplicar un control social al país al no combatir el lavado de dinero del narco, siendo éste el principal poder los cárteles.

Desde la década de los 90′, los cárteles han ido demostrando su poder con el aumento de la violencia a fin de aterrorizar a la sociedad. A día de hoy, se trata de un secreto a voces. Es más, en 2006 el cártel de Los Zetas (residentes también en Ciudad Juárez) ofrecían ‘trabajo’ públicamente como sicarios a militares y ex militares. No ha sido hasta finales del siglo XX, que el gobierno mexicano reconoce parte de las ejecuciones, violaciones e incendios a comunidades enteras como forma de lucha contra los disidentes. En cifras, de 1993 a 2005 han sido asesinadas 372 mujeres y 4.500 casos de desapariciones. Por si fuera poco, entre 2009 y 2010 hubieron 499 feminicidios, multiplicándose al 50% el número de asesinatos, en relación a  los cometidos en los 16 años anteriores. Paralelamente, la ONU calcula que se realizan 6.4 asesinatos de mujer / día en México y que en los últimos 25 años, ha habido 34.000 muertes violentas a mujeres.

Con todo, ¿estamos en camino de la búsqueda de la paz o, en palabras de Galtung, cuánta creatividad necesita Ciudad Juárez para recapacitar en el asesinato constante a mujeres? El narco y los Cárteles tienen dominada Ciudad Juárez en cuanto al poder político, económico y social. El gobierno calla, por lo tanto, otorga la violencia en México. En palabras de Gallur, “el feminicidio en Ciudad Juárez es sólo la punta del iceberg de la trágica situación que se da en México y América Latina”. ¿Cuánto tiempo más seguirá callando?

 Referencias bibliográficas

Blog.Una antropóloga en la luna. Construyendo la paz: Johan Galtung. Sitio web: http://unaantropologaenlaluna.blogspot.com.es/2011/02/construyendo-la-paz-johan-galtung.html (mayo 28, 2015)

Gallur Santorum, S. El feminicidio de Ciudad Juárez: impunidad en un contexto de violencia extrema.’, capítulo 15: Salvador Martí i Puig: ¿Adónde chingados va México?. Un análisis político y socioeconómico de dos sexennios (2000-2012), Ed. Catarata.

Galtung, J. Violencia, guerra y su impacto. Sobre los efectos visibles e invisibles de la violencia. En Polylog. Sitio web: http://them.polylog.org/5/fgj-es.htm (mayo 28, 2015)

Universitat d’Alacant. Biografía intelectual Johan Galtung. Sitio web: http://www.ua.es/es/presentacion/doctores/galtung/biografia.htm (mayo 28, 2015)

Anuncios

Autor: lau.rubiolopez

Periodista, estudiando problemas sociales (UCM)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s